domingo, 20 de noviembre de 2016

Reseña~Animales Fantásticos y dónde encontrarlos (película)

Título: Animales Fantásticos y dónde encontrarlos
Países: Reino Unido, Estados Unidos
Año: 2016
Duración: 133 minutos
Género: Fantasía
Director: David Yates

Música: James Newton Howard
Guionista: J. K. Rowling
Producción: David Heyman,  Steve Kloves, J. K. Rowling.
Distribuidor: Warner Bros. Pictures

Lo que perdemos al final siempre vuelve a nosotros... aunque a veces no del modo que esperamos.




 Es complejo ser objetiva en la reseña de la película que he esperado con gran expectativa durante este 2016, pero, vaya, toca hacer el esfuerzo.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos sigue la historia de Newt Scamander, un magizoólogo que arriva a Nueva York con un deber que cumplir, deber que se irá develando mientras trascurre la película, pero que, al llegar, debido a ciertas circunstancias, su valioso maletín (lleno de criaturas mágicas) se abre y éstas invaden la ciudad entera. Desde allí se encontrará con diferentes personajes que harán del inicio de esta historia (con cuatro partes más por llegar, según Jotacá) un placentero retorno a la Magia conocida en el universo de Harry Potter.

Dudo mucho que quienes me lean actualmente desconozcan que esta película está ambientada 75 años antes del arranque de la historia del niño que vivió, porque, en verdad, no podrían ir a ver la peli sin conocer al menos este dato, a parte del hecho de que existe un libro publicado en 2001 del mismo nombre y que consistía en una guía de estos animales y qué hacer para cuidarlos (o cuidarse de ellos).
En fin, y como dije al principio, dudo mucho que desconozcan lo básico, así que podemos pasar a esa parte de las reseñas en la que me exalto y recurro a los sinónimos más rebuscados para explicar algo sencillo: mi opinión de la película.

La trama posee todo aquello que se requiere para captar la atención de un público mixto; intriga, efectos especiales maravillosos, romance, comicidad pero, sobretodo, historias que se entrelazan y así llevan al espectador a olvidarse de las ganas de ir al baño, o del hambre que tiene a mitad de la función porque no alcanzó a comprarse el combo 3 por llegar tarde al cine. Sí, tengo ambas experiencias y puedo decir que soy extremadamente cuidadosa con mis deseos corporales, así que para que haya pasado las ganas de comer, es que no te puedes mover o estornudar por miedo a perderte algo importante.

Es que eso es lo bueno de esta historia. ¡Todo es nuevo! ¡Todo es importante!

No tenemos presiones. El temor a salir de la sala decepcionados porque proyectaron algo que no estaba en el libro o peor, que lo quitaron a sabiendas de su importancia (Sí, Yates, todavía no te perdono lo de los Gaunt en la sexta) no es un yugo. 

¡Y es que tenemos a la creadora de ese universo como guionista!

Los diálogos fluyen, al igual que la historia, de manera que, si se está prestando atención, te vuelves parte de lo que está sucediendo. Claro, esto se da con facilidad gracias a uno de los personajes que, para mí, es un excelente agregado al mundo mágico: Jacob Kowalski. El muggle americano.
Sí, ese gordito cuyas expresiones logran el cometido general: proporcionar el recurso de identificación en un mundo absolutamente nuevo para quienes somos veteranos lidiando con hechizos que desearíamos tener en la vida cotidiana. (vamos, que también querrían ustedes tener como nuevos esos zapatos que lanzarán en la basura de hoy, ¡Reparo!)

Este pensamiento me lleva a otro personaje que aún no comprendo: Tina Goldstein. 
Si bien es cierto que no pude ver cómo inicia su desarrollo en escena, a lo largo de la película la sentí débil, como a la sombra. Como aquella chica que está en un puesto que aún le queda grande. Me sorprende saber que era un auror, pero no me animo a juzgarla como sosa o mal construida porque si algo hace J.K. es crear mujeres que al final sorprenden (Sé lo que piensan y les contesto: hasta Ginny tiene sus momentos. Aceptémoslo.)
Los Segundos Salemitas me parecen un añadido fabuloso, puesto que tendremos mucha tela que cortar en las secuelas y sería muy interesante ver qué intereses se mueven detrás de esta comunidad aparentemente de muggles anti magos. 
Sí, he recordado aquí a Graves, a Grindelwald y a mi amigo Voldy. Todos magos haters de muggles. Y habando de Graves,llego aquí a Creedence. 
Una visión espectacular para un actor tan joven como Ezra Miller. En varias ocasiones su interpretación logró erizarme, de mayor manera en el cénit de la película. La relación que tiene con Tina aún no la comprendo del todo y me pareció un recurso si bien útil como vínculo argumental, no muy relevante, no siendo ese el caso de la cámara de la muerte. Un concepto brillante, sin duda, ¡qué manera tan sobria de ejecutar personas! Azkaban, por favor, toma nota. Fue extraordinario observar cómo una sociedad, incluso en tiempos en los que cierne sobre sus cuellos una amenaza letal, puede arreglárselas para considerar la muerte de lo distinto como solución definitiva al conflicto.
Por eso me quedé con ganas de más en cuanto al funcionamiento del MACUSA. Quiero datos, Yates. Debes darme datos en tu próxima película para contextualizar ese apego de no fraternizar con no majs y, a la vez, ser perseguidos por unos pirómanos sociópatas darks.

Queenie; espero seguir disfrutando de tu femineidad sin simbolismo sexual durante las próximas películas. Aunque también deseo que me explique alguien por qué eres una legeremente infravalorada en tu trabajo. Niña, con tu poder...

De Newt no puedo sentirme más orgullosa, un Hufflepuff tan afectuoso, introvertido y empático, sin dejar de lado el ingenio y la valentía. 

¡Gracias por demostrar que somos lo que somos por nuestras ganas de ayudar a otros!

En general (y para no alargarme más de lo que ya lo he hecho) Animales fantásticos y dónde encontrarlos representa el retorno a la Magia, una magia con tintes oscuros y giros inesperados, porque nos hemos subido a un barco con destino incierto y trayecto escabroso, ya que tiene que superar la primera impresión y lograr darnos el material que los que crecimos con Harry Potter deseamos tener como aderezo en nuestros proyectos personales. Un pedacito de ese niño que aún vive en nosotros, pero que puede ya comprender los tonos grises y dilemas morales que conlleva haber crecido.

Somos la generación que entra al cine a recordar, a vivir y a descubrir. Lo hemos hecho con esta entrega.
Queremos hacerlo con las cuatro restantes.

2 comentarios:

  1. ¿Por qué el acento castellano y el estilo de escritura de crítico hipster de Internet? Hay que hacer una revisión del texto antes de publicarlo para corregir algunos errores (letras comidas, sin espacio después de una coma, etc). Si te soy honesto, no me animó a terminar de leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Revisión y actualización realizadas.
      A veces la emoción me puede (y ver a Ruescas también).
      Gracias por comentar con sinceridad.
      :-)

      Eliminar